Inicio kayakista.com

  Inicio  Fotos  Eventos y Noticias  Avisos Clasificados  Foro kayakista  
  Contacto, Consultas, Sugerencias  

<< Volver al foro General*Estilo clásico*

Página 1 de 1
  Mensaje (1 respuestas):
 Publicado 08/02/2006 por:  
 Lucho Usuario registrado: En 2006
Río grande (Tierra del Fuego) - Argentina
TRAVESIA DE LOS LAGOS 2006:
V EDICION TRAVESIA DE LOS LAGOS 2006
YEHUIN – YAKUSH – FAGNANO
17-18-19 de Febrero de 2006

Todas sus ediciones han sido espectaculares y diferentes a la vez, es la oportunidad de sentir en toda su magnitud los increíbles atractivos del corazón de la Tierra del Fuego.

Día 17: Salida 20:30 hs. aprox. –
Lugar: Cabecera norte del lago Yehuin
Llegada: 22:30 hs. Aprox.
Lugar: Cabecera sur (ensenada) Nacimiento del río Indio

Día 18: Salida 12:00 hs. Aprox.
Lugar. Nacimiento de río Indio
Trayecto: Río Indio - Lago Yakush – Río Claro
Llegada: 18:00 hs. Aprox
Lugar: Desembocadura del río Claro en el lago Fagnano

Día 19: Salida 08:00 hs. Aprox.
Lugar: Desembocadura del río Claro en el lago Fagnano
Llegada: 15:00 hs. Aprox.
Lugar: Cabecera este del lago Fagnano (Eolo)
* Este itinerario es tentativo y puede ser modificado por la organización.-


INFORMES E INSCRIPCIONES EN MONTILLA 1047 BARRIO A.G.P. TEL 02964-420536
nauticorg@speedy.com.ar
ekipoexpedicion@yahoo.com.ar

ORGANIZA EKIPO EXPEDICION CLUB NAUTICO IOSHLELK – OTEN



“….. parecíamos astronautas remando en el espacio....”
Empezá a sentir esta increíble aventura leyendo el relato de lo que fue la Travesía de los Lagos 2005. Por Martín Lengnick.-







Travesía de los lagos 2005 “IV edición”
A través de los lagos YEHUIN, YAKUSH Y FAGNANO


Travesía que va por su cuarta edición, de las cuales cada una ha sido espectacular y diferente a la vez, esta cuarta contó con la particularidad de la navegación nocturna en su totalidad del LagoYehuin.
La travesía comenzó por supuesto con el traslado vía terrestre hasta la cabecera del lago Yehuin alrededor de las 21.30 hs bastante tarde por cierto, pero antes imposible por los compromisos laborales de cada uno, estaba claro que la navegación iba ser nocturna, por suerte el tiempo estaba de nuestro lado, con un viento prácticamente imperceptible cielo parcial despejado y un lago que parecía una fuente, el lago se extiende de oeste a este en forma de medialuna con una profundidad media de 40 metros, el nombre fue puesto por los Selknam y significa “canto” o “cantar” atribuido al constante ruido de las olas rompiendo, es un lago donde normalmente sopla viento, casi siempre esta movido.
Eran las 22:00 hs. y estábamos listos para zarpar, un chequeo rápido del equipo, revisamos alrededor nuestro para no olvidar nada en el piso muy común en estos casos, prendimos nuestras linternas frontales; yo llevaba una estroboscopia en la popa que a modo de estrella por momento guiaba a las otras embarcaciones, muy visible incluso de bastante distancia, pero por momentos bastante molesta para los demás ya que muy cerca los cegaba dejando lucecitas brillantes por todos lados, confieso que incluso hasta a mi me resultaba incomoda al reflejarse en la pala y en las gotitas de agua que caían de esta, en fin ahí estuvo hasta el final.
Salimos con rumbo sur por la margen izquierda, mas desprotegida pero mas directa, como el tiempo acompañaba la decisión fue acertada, la margen derecha es mas irregular con muchas bahías y zonas bajas que entran en el lago incluso a mas de 100 metros de la costa lo que nos hubiera demandado mas esfuerzo y tiempo sobre todo de noche donde la visibilidad se limitaba a un horizonte lejano donde el día se resistía a dejarnos; La navegación transcurría en total calma con algunas hondas cada tanto vaya a saber de donde venían o que las provocaba, no se hablaba mucho, cada tanto un silbido como para alertar a los que se alejaban mucho, estimo que como yo cada uno venia hablando consigo mismo, El navegar de noche era la primera experiencia para algunos de la travesía, lo que sumado a la mística del lugar daba una mezcla de sensaciones difíciles de redactar, Tierra del Fuego posee aun hoy día infinidad de lugares vírgenes o muy poco transitados lo que le da una magia muy especial a cualquier actividad que uno realice por estas zonas, donde a cada paso uno va descubriendo lugares que tal vez nunca nadie los piso e incluso encontrar vestigios de los aborígenes que vivieron en estas tierras hace muchos años. La noche seguía espectacularmente calma sin mucho frío, nuestro primer objetivo era la llamada “piedra”, centinela indiscutible del lago único testigo de calmas y borrascas, ubicada en el centro de este y punto de referencia para nuestro cambio de rumbo en busca del canal de la isla “Guanaco”, a la hora y tanto desde nuestro zarpe y estimando nuestra posición, la que logramos gracias a nuestro” sistema de posicionamiento humano” que nos ha dado la experiencia y las horas de remo en esa zona, pusimos rumbo donde suponíamos tenia que estar la “piedra”, grande fue nuestra satisfacción al ver su figura fantasmal en un tono gris oscuro y negro que se recortaba contra el horizonte cada vez mas oscuro, allí estaba inamovible dueña y señora del lugar, atentos bajo su mirada y autorización la fuimos dejando atrás, estos son momentos de una tensión muy especial ya que es un cruce de la costa este a la costa oeste donde no hay ruta de escape, estamos a merced de la naturaleza, nadie habla solo se rema tampoco a un ritmo alocado sino sigilosamente y con ritmo parejo como para no desatar la ira del lago, nos acercamos a la boca del canal que esta en la costa norte de la ya mencionada isla Guanaco; Una vez en el canal la calma es casi total aun con viento de sudoeste (predominante en la zona) nos relajamos un tanto mientras seguíamos avanzando a unos 2 y medios nudos mas o menos; Cuando hacemos este tipo de travesías siempre buscamos lo mismo disfrutar cada minuto, si bien planificamos la ruta la idea es no apurarse, vivir cada momento al máximo, este era el caso queríamos llegar pero a su vez no queríamos dejar de remar en esa noche cada vez mas intensa.
En medio del canal hay unos islotes que pasamos sin dificultad, eran cerca de la 12 hs de la noche cuando corregimos un poco el rumbo y entramos en el ultimo kilómetro de la primera jornada, el lugar es una pequeña ensenada que se forma donde el agua se plancha totalmente a tal punto que el cielo estrellado se reflejaba con total fidelidad sin dejar escapar detalle, parecíamos astronautas remando en el espacio....Arribamos a ensenada donde nace el Rió Indio el que nos llevaría al día siguiente hacia el sur en busca de nuestro próximo destino; desembarcamos sin novedad, nos cambiamos y subimos nuestras embarcaciones por una pequeña colina donde armaríamos el campamento, sacamos solo lo necesario para esa noche algo de comer carpas bolsas etc., prendimos el fuego, sagrado ritual en estas latitudes, una vez comidos tomamos unos mates de sobre mesa mientras transcurría la charla de fogón, no se porque pero pasa siempre que a pesar del cansancio de la jornada nunca nadie se quiere ir a dormir temprano como deseando que ese momento no se consuma junto con el fuego y perdure lo mas posible, a veces sin hablar… solo mirando el fuego.
Amanecimos temprano, no con apuro sino para seguir disfrutando el lugar y el momento, nunca nadie dice nada cada uno ya sabe lo que tiene que hacer, unos prenden el fuego otros buscan el agua y en cuestión de minutos ya esta armada la mateada, a falta de biscochitos buenas son las galletas, el mate se extiende por horas, mientras miramos el paisaje la verdad en este lugar hay una vista espectacular del lago, después de los rituales personales de cada uno (baño) empezamos de a poco a armar el equipo para el zarpe, especial atención el apagado del fuego ya que este año a llovido poco por lo que el bosque esta muy seco y propenso a los incendios. En esta parte tenemos que portear unos 500 mts ya que unas rocas y unos árboles caídos nos cortan el paso, la tarea es bastante acalorada con los kayak cargados pero no queda otra, una vez en el lugar comprobamos que el río estaba bastante bajo producto de las escasas lluvias este verano y de un invierno pasado con muy poca nieve, optamos por “arrear” los kayak a modo de rebaño acompañándolos caminando dentro del rió y en las partes que la profundidad lo permitía nos subíamos, el día se presentaba increíble con una temperatura mas que agradable alrededor de los 17 grados con un cielo completamente celeste y nada de viento, al cabo de unos minutos llegamos a una lagunita formada por una castorera, el lugar es el paraíso soñado por los pescadores, decenas de truchas escapaban al vernos aparecer, el poco nivel del rió las había amontonado en la única parte mas profunda sin tener escapatoria el agua completamente transparente era cómplice para su avistamiento, si bien habíamos llevado cañas para un eventual cambio de menú, está claro que como pescadores vamos a seguir remando; llegamos al primer obstáculo, una represa de castores no muy grande pero donde hay que bajarse y desarmar un poco para pasar o bien pasar los kayak por encima de estas lo que era mas trabajoso, optamos por abrir espacio, las castoreras son represas echas por los castores animales parecidos a una nutria que llegan a pesar 30 kilos, fueron introducidas unas 6 parejas en la década del 40 estimándose hoy en mas de 50.000 castores, el cambio en el ecosistema es mas que notorio considerándose una plaga, ya que no tiene depredadores naturales como serian el oso o los lobos, se reproducen sin mayores problemas, el uso de su piel no es muy rentable por lo que la caza no se practica a gran escala, las castoreras que fabrican son realmente impresionantes de una dimensiones de no creer inundando cientos de hectáreas de bosque , es increíble ver como después de desarmar una de las castoreras al rato aparecen los castores a repararla.
Seguimos con nuestra derrota llegando a una cascadita pequeña pero que nos obliga nuevamente a bajar para no romper la embarcaciones, una vez superado esto llegamos al lago Yakush, mas bien una laguna mucho mas chica que el Yehuin pero de una belleza sin igual con un agua de azul profundo esta rodeado de bosque de transición entre el “ñire” que se va quedando y la “lenga” que empieza a abrirse paso hacia la cordillera, es también un excelente lugar de pesca, hasta hoy todavía casi virgen con un acceso por tierra no muy transitado y limitado solo a un sector de la margen este; hicimos una parada técnica para curar alguna herida causada por las piedras cortantes, comimos algo, los clásicos mates y comenzamos el cruce de la laguna, lo que nos llevo alrededor de unos 20 minutos entrando en una boca que se forma en su costa sur dando lugar al renacimiento del rió Indio, el que cuenta también con un par de castoreras, una de ellas talvez la mas bonita porque pasando esta se encuentra una cascadita la mas grande que hay dejando un desnivel de mas de dos metros entre el rió antes de esta y después de la cascada , realmente espectacular; Al cabo de un rato ya estábamos en la confluencia del rió Indio con el rió Claro, mas ancho y con mas caudal que igualmente venia con muy poco agua pero ya sin castoreras en medio y suficiente agua para no bajar mas, o por lo menos por un rato, el rió es de barrancas mas o menos altas y bastante barro con un denso bosque anidado por bandurrias, biguás, algunos loros, carpinteros etc.. que lo acompaña en su viaje hacia el lago Fagnano, cuanto mas nos acercábamos a la desembocadura se hacia sentir algo de viento en las copas de los árboles los que nos dejaba imaginar como estaría el lago, sin que alcanzáramos a acostumbrarnos a la comodidad de nuestros kayak, a bajarse , en el rió Claro se forma una empalizada de troncos que se han ido acumulando a lo largo de muchos años y que han cortado paso por la vía acuática obligándonos a portear este sector, esta es la parte en que nos preguntamos porque no nos compramos una bicicleta...
Kayaks al hombro y a caminar por suerte no mucho, unos 500 metros mas o menos pero con todas las porqu.........el equipo que llevamos parecen mas, nos solemos acordar también de las famosas rueditas que nunca las armamos y nos acordamos de ellas en el peor de los momentos, superada la prueba nos relajamos un rato mientras alguno que otro lavaba los señuelos tratando de engañar alguna truchajajajajaja...
Continuamos rió abajo con un tiempo mas que bueno tratando de encontrar la punta del ovillo o lo que seria la desembocadura, faltaba poco y lo sabíamos, La imagen de la parrilla humeando nos alentaba a seguir a buen ritmo, nos preocupaba un poco el viento que a esa hora continuaba soplando con mucha intensidad hora en la que normalmente amaina bastante para detenerse en la noche; Apareció frente a nosotros el islote que indica claramente el final del rió Claro dando lugar a la inmensidad del lago Fagnano, lo que veíamos eran enormes rompientes contra la isla y a lo lejos los llamados “corderitos” que si de lejos se ven grandes no quieran saber de cerca como son; El lago mide unos 105 kilómetros de largo por unos 6 Km. de promedio en el ancho, se extiende de oeste a este, posee una profundidad de alrededor de los 100 metros, el nombre original es “KAMI” fue puesto por los Selknam y significa “agua grande”, es tan grande que tiene una amplitud de marea de unos 0,50 mts y el que diga que remar en un lago no es como el mar lo quiero ver acá, cuando llegamos el viento era de una intensidad de 6 en la escala de Beaufort con vientos de mas de 30 nudos del sudoeste una joyita, rápidamente nos refugiamos en una pequeña bahía que se forma al reparo del viento, desembarcamos y como primera medida nos cambiamos de ropa, es increíble lo rápido que se pierde calor con el tiempo asi y talvez un descuido como no cambiarse enseguida nos puede poner en una situación de principio de hipotermia nada deseado por ningún kayakista, en estas latitudes el agua esta a una temperatura de entre 4 y 5 grados lo que mojarse implica seguidamente después de detener la actividad encender un fuego y cambiarse de ropa.
Los primeros en cambiarse ya estaban prendiendo el fuego mientras los otros buscaban leña, de sobra por suerte, enseguida preparamos unos mates para entrar en calor y de a poco nos fuimos relajando de la remada; enseguida se armo la picada mientras preparábamos los ingredientes para el asado, habíamos llevado por supuesto demás como reza nuestra vieja costumbre, ni en casa comemos tanto como lo hacemos acá, cualquiera que nos ve preparar el equipo pensaría que nos vamos por un mes o mas, en fin....; la parrilla por supuesto quedo chica, que dicho de paso era echa de changuito de supermercado, según contó el dueño un día de súper el changuito se encariño con el y lo siguió hasta la casa, vaya a saber uno, por que no.
Cenamos acompañados por algún jugo cerveza y vinito, y la luz de la luna o la linterna de DIOS como le digo yo, de a poco nos íbamos cansando de mentir y cuando las olas eran de mas de 6 metros nos fuimos yendo a dormir de a uno, esa noche hubo campeonato de ronquido, nos contaron los pájaros que amanecieron con ojeras nosotros ni enterados por supuesto.
Amaneció por suerte espectacularmente bien con un lago planchado, cielo despejado y una leve brisa del noroeste lo que presuponía buen tiempo si se mantenía, nos levantamos tratando de ganarle al tiempo, eran alrededor de las 5:30 ya con luz por supuesto, calentamos agua y mientras tomábamos unos amargos de desayuno alistábamos el equipo para zarpar lo antes posible, cada minuto cuenta ya que la remada que nos esperaba era larga de unos 30 kilómetros y el tiempo en esta zona es impredecible, como dicen los antiguos pobladores acá se tienen en un día las cuatro estaciones, puede llover salir el sol ,e incluso hasta nevar en pleno febrero; Partimos a eso de las ocho de la mañana rumbo sudeste en busca de una primera punta que asoma hacia el lago y la que marca un poco el tiempo y el ritmo desde la partida, a la hora de remo el tiempo estaba cada vez mejor, algo sumamente raro, no muy común, creo que el de “ARRIBA” sabe el respeto que tenemos con la naturaleza y el entorno que cada vez que hacemos esta travesía nos bendice con un excelente tiempo, incluso en días lindos sin viento el lago suele estar movido.
Navegar este lago es realmente un verdadero placer, si a la mística de la ISLA le sumamos que el lago esta en la división de dos capas de la corteza terrestre, siendo cada orilla de un capa diferente la magia no tiene limite el placer es infinito, esta división es conocida como la Falla De Magallanes que viene desde el seno Almirantazgo en Chile y se extiende por debajo de la tierra hasta el océano Atlántico, la capa del sur del lago es la llamada placa de Scotia y la del norte la placa de Sudamérica, la orilla norte por donde navegamos es toda de acantilados de mas de veinte metros donde se pueden apreciar distintos tipos de suelos y demás hasta nidos de pájaros hechos en algún hueco de la piedra, sin prácticamente ningún lugar donde desembarcar salvo playas muy cortitas sobre todo cuando el lago tiene menos agua, en cambio la orilla opuesta es mas llana permitiendo el asentamiento de estancias o edificaciones.
Al cabo de dos horas y media mientras cortábamos camino por una bahía tratando de llegar a una punta que se veía a lo lejos tuvimos que buscar una playa para desembarcar, había sucedido lo temido, demasiado mate en el desayuno..... ahhhhhhh que placer............ya que habíamos bajado aprovechamos y comimos una picadita con mate...no aprendemos mas, unos 35 minutos de descanso nos vino al pelo, la verdad que daba ganas de remar para atrás para que ese día no termine mas o por lo menos estirarlo lo mas posible, estaba increíble, teníamos recorridos unos diez kilómetros mas o menos, nos quedaba un rato todavía unos veinte mas, pero como dije sin apuro absorviendo toda la energía posible, cada tanto aflojamos la remada para tomar algún liquido refrigerante llámese agua jugo o alguna bebida energizante, tema de bromas fue una bebida que lleve que fue la única que conseguí a ultima hora como es costumbre nuestra con el nombre de HP el nombre nomás parecía algún liquido de esos para motores de dos tiempos y la verdad que el sabor igual, por supuesto que después de reírse todos me pidieron.
Ya remado mas de la mitad del recorrido y Mientras uno viene remando como nosotros con la orilla norte del lago a babor tenemos toda la costa sur a nuestra vista casi vemos hasta la cabecera del lago punto de llegada de nuestra travesía, incluso se ve la ruta nacional numero tres que va de Río Grande A Ushuaia costeando una parte del lago, vista que nos da la falsa sensación de estar cerca de la llegada en todo momento, pero cuando trazamos una perpendicular entre nosotros y la orilla opuesta la verdad es otra, nos falta una bocha, pero a quien le importa, quien se quiere ir, cuando despertamos del sueño nos acordamos de nuestra gente que seguro nos estará esperando con ansiedad en la cabecera con la incertidumbre si en algún momento apareceremos como diminutos puntitos hasta convertirnos en nosotros; de a poco se asoma el “Eolo” edificio abandonado donde se hacían mediciones atmosféricas y que hoy nos sirve de señal diurna hacia donde enfilamos la proa de nuestros kayaks, igualmente engañosa es esta aparición ya que desde que la vemos nos faltan unos diez kilómetros mas, como el tiempo esta bueno decidimos cortar una bahía que se abre al norte y que nos llevaría tal vez una media hora mas de remo, derecho al la enfilación, de apoco vamos distinguiendo la figuras de amigos y familiares que nos esperan, sale un jet esquí a nuestro encuentro el que comprueba que somos nosotros; y nosotros que son ellos, vuelve a toda prisa con la noticia hacia la playa y nosotros detrás sin perder ritmo levantamos la cara y remamos con mas ímpetu haciéndonos que no fue nada un remadita y nada mas, por supuesto mentira venimos hechos pedazos pero con tal satisfacción, con tanto placer con tanta naturaleza que nos sentimos con el espíritu renovado, con un cansancio que al otro día no se nota mas e incluso estamos ya programando la próxima travesía.

Espero hayan podido sentir aunque sea un poquito de esta satisfacción a través de este relato y si así fue me alegro por ustedes y espero alguna vez puedan tener este placer de remar en Tierra del Fuego.
Gracia una vez por remar conmigo.




MARTIN LENGNICK
RIO GRANDE
TIERRA DEL FUEGO


Derechos reservados febrero 2005
ekipoexpedicion@yahoo.com.ar


 Respuesta #1 - Publicada 27/02/2006 por:  
 Cesar Colantonio Usuario registrado: Feb 2006
Ushuaia (Tierra del Fuego) - Argentina
Re: TRAVESIA DE LOS LAGOS 2006:
vamos Lucho, estamos esperando las fotos de la travesia y los poeticos comentarios de Martin

<< Volver al foro General*Estilo clásico*

Página 1 de 1


  Inicio  Fotos  Eventos y Noticias  Avisos Clasificados  Foro kayakista  
  Contacto, Consultas, Sugerencias  Salir