INICIO Busque la sección de Fotos para ver mas imágenes de esta y otras travesías
Conozca a los SPONSORS de este viaje ...
 

Crónica de los últimos días.-


Enviado por: Juan Antonio La Bianca* (Arg), en Mayo 26, 2004 hora 00:51:20:


----------

Partimos de Paraty el día 04/05/04, luego de haber pasado 4 días en la marina Perequé-Açú, dentro del río que lleva el mismo nombre. Fueron días inolvidables, gracias a la hospitalidad brindada por Junior Rameck y flia., que hicieron sentirnos como en casa.
En la salida nos acompañaba un canal de TV local, que nos estaba haciendo una nota y Ricky un amigo kayakista que nos guió por unos manglares y unas islas algo escondidas.

Desde Paraty fuimos hasta la isla Pelado Pequeno, donde sabíamos que podíamos parar. Por estos lugares la mayoría de las islas son privadas, no permitiendo el descenso a tierra, a pesar de la ley que dice: “las playas son públicas y pertenecen a la Marina do Brasil, hasta los 33mts. después de la marea más alta del año.”
Llegamos a la Ilha Pelado Pequeno con las últimas luces del día.
Guiso, fogón y a dormir.

Las 365 islas de la Bahía de Ilha Grande encierran paisajes bellísimos. Para cualquier dirección que se mire se observan islas, algunas más grandes, otras más pequeñas, pero todas con su encanto propio.

Desde la Ilha Pelado Pequeno partimos para la Ilha de Gipóia, parando al medio día por la Ilha de Sandri. Esta última distante de la anterior unos 14 km.
En la playa sólo había una línea de rompiente. Las olas rompían sobre la arena, haciendo que el descenso a la playa sea algo peligroso.
Hay que esperar que pase la secuencia de olas grandes (generalmente 3 o 4), desenganchar la pollera del cockpit, arrimarse a la costa, luego mandarse detrás de una de las olas de la calma, bajar lo más rápido posible de bote y agarrarlo antes que la próxima ola no se lo lleve.

Luego de recorrer unos 30 Km. llegamos a la Praia da Fazenda en la isla de Gipóia.
La lluvia nos seguía de atrás, nos dio tiempo sólo para armar el campamento y cocinar. A las 19 hs. ya estábamos durmiendo. Llovió toda la noche.
Al otro día teníamos pensado cruzar a Ilha Grande, pero la visibilidad era muy escasa y debido a que entre la Ilha de Gipóia e Ilha Grande pasa un canal de navegación con bastante tráfico y además como carecíamos de cualquier instrumental de navegación, sólo nuestro instinto, decidimos quedarnos.

El 07/05/04 amaneció despejado, así que fuimos para la Praia Vermelha en Ilha Grande.
Antes de llegar, paramos a mergulhar en un laje (isla de piedra) donde la visibilidad del agua superaba ampliamente los 20 mts.
Luego del mergulho, sentimos que desde un velero nos gritaban, nos arrimamos y nos dimos cuenta que eran nuestros amigos del Velero Conquista (veleiroconquista.com). Luego de los saludos, ellos y nosotros continuamos viaje hacia la Praia Vermelha.
Fuimos muy bien recibidos por la comunidad. Otra ves la hospitalidad pasaba a ser lo más sobresaliente del lugar. Nos regalaron pescados que los hicimos asados y pudimos compartir con la pareja del Velero Conquista.

Al día siguiente partimos para la Praia do Aventureiro, también en la Ilha Grande.
Esta es la playa donde está esa famosa palmera curvada que aparece en todos los catálogos de Ilha Grande.
Aquí paramos en un camping, donde el dueño nos dejó parar de graça (gratis) y nos preguntaba a cada rato: de dónde veníamos y de dónde éramos. No podía entender lo que estábamos haciendo, no nos creía. Este fue uno de tantos que nos preguntó: cómo habíamos pasado por la patagonia??? Mucho frío, no???
Al día siguiente, el pronóstico anunciaba tormenta y mucha resaca en el mar. Por suerte sólo hubo resaca, trayendo olas grandes y bastante viento sur.

De la Praia de Aventureiro fuimos hasta la Praia de Cachadaço. a unas 3 hs. de remo.
Esta es una pequeña playa de unos 30 mts de longitud, generalmente con aguas tranquilas y muy transparentes. Ese día, debido a la resaca, el agua estaba muy movida y la visibilidad debajo del agua era cero metros.
Pasamos el día sentados en una gran piedra, contemplando el mar. Frente a nosotros estaba la Ilha de Jorge Grego y más al norte podíamos devisar la Praia de Lopes Mendes.

El día 09/05/04 partimos después del medio día para la Praia de Santo Antonio, a 1 hora de remo de la Praia de Cachadaço.
Por un camino en medio del morro, fuimos caminando hasta la playa de Lopes Mendes, aproximadamente unos 15 de caminata. Eran las 17 hs. y en la playa ya no había nadie. Ahí pudimos ver micos (pequeños monos) en el canto sur de la playa.

Al día siguiente teníamos las intenciones de ir hasta Abraäo, pero fue inevitable no parar en Lopes Mendes. Queríamos sacar las últimas fotos tirando loopings.
Fueron los mejores loopings del viaje y sin dudas las mejores fotos. El agua transparente y la blancura de las arenas daban el marco perfecto.

Para cuando se hizo la hora de partir hacia Abraäo, ya con varios rollos de fotos tirados, Diego vió que su kayak estaba tenía toda la proa fisurada. Nada extraño, era el bote más blando. El golpe de proa que da el kayak contra la arena en cada looping es muy fuerte, sumado a que cada bote cargado pesa unos 80 kg. más el peso del propio cuerpo.
Tuvimos que desistir de ir hacia Abraäo en kayak.
Mientras Diego, Marino y Ariel reparaban el kayak, con Damián y Daniel, partimos a pié hacia Abraäo para buscar provistas para los próximos días.
De Lopes Medes, hacia Abraäo son 2 hs de camninata a buen ritmo, por caminos con subidas y bajadas pronunciadas. Pensabamos que nuestro cuerpo no entendería nada, 5 meses remando sin casi usar las piernas y de repente 4 horas de trekking fuerte. Volvimos de madrugada, bastante exhaustos.

Al día siguiente partimos para la Restinga da Marambaia.
La Restinga es una región desolada, bastante agreste y donde el Ejercito de Brasil hace practicas de tiro con aviones de guerra.
Era inevitable no hacer escala en ese lugar, toda la Restinga posee unos 45 km. de largo sumado a los 12 km. que la separaban de Ilha Grande. Osea que en total había que recorrer unos 60 km. de una ves, algo impensable para nuestras intenciones de esos días.
La primer noche, paramos bien cerca del comienzo de la Restinga. Yéndonos a dormir con el estruendo de los aviones de guerra haciendo vuelos rasantes. Por suerte éstos pasaban lejos y parecía ser que ese día no era “día de tiro”.

El día 13/05/04 antes de que amanezca, ya habíamos desarmado las carpas y estábamos prontos para partir lo más temprano posible.
Luego de unas 10 hs. de remo llegamos a la Praia de Macumba. Ya estábamos en las afueras de Rio de Janeiro y no muy lejos se divisaban los primeros edificios de Barra de Tijuca.

Rio de Janeiro aparecía ante nuestros ojos. Ciudad Maravillosa, llena de mil encantos, corazón de Brasil, capital del carnaval, ahí estaba!!!

Pudimos atravesarla en unas 8 hs. de remo llegando a la Ilha de Cotunduba frente al Pao de Açucar a las 17 hs. del día 14/05/04. Ante la imposibilidad de bajar en la isla, tuvimos que ir a la Praia Vermelha, al pie del Pao de Açucar.

A los 142 días de viaje, ya nos encontrábamos en la ciudad de Rio de Janeiro. Sólo restaba dar la vuelta al “Pan” pasar la Praia de Fora, otra pequeña punta y finalmente la Praia de Dentro, que era nuestro destino.

Los últimos 100 mts. fueron interminables. Ver a nuestros familiares, amigos y amigas en la playa esperando nuestro llegada, produzco mucha emoción.
Entre los abrazos y las lágrimas que se mezclaban con la lluvia, no podíamos dejar de pensar y recordar en cada momento vivido, en cada lugar descubierto y en cada persona que habíamos conocido. En fin, una mezcla de sensaciones y sentimientos irrepetibles, y sin dudas, las ganas de continuar viajando…



----------

Respuestas:




Responder a este mensaje:
Su Email:
Su contraseña:  Olvidó su contraseña?
Título del mensaje:
Mensaje:

   



[ Volver al Foro ]        [ Inicio ] [ Fotos del viaje ] [ Contacto ]